Exámenes Médicos Que Todos Los Hombres Deberían Hacerse y Cuándo Deberían Hacérselos

November 15, 2019 by Steven M. Peters

En Estados Unidos, la expectativa de vida de los hombres es de aproximadamente cinco años menos que la de las mujeres. Y hay una variedad de potenciales razones biológicas, ambientales y conductuales para esa diferencia.

Entre las principales causas de las diferencias en la expectativa de vida entre hombres y mujeres se encuentran las enfermedades y afecciones graves que son más comunes en los hombres, como la presión arterial alta, las cardiopatías y el VIH. También hay enfermedades que son exclusivas en los hombres, como el cáncer de próstata y de testículos. Esta es una lista de problemas de salud que afectan más a hombres que a mujeres.

Las organizaciones de salud pública, como por ejemplo los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), recomiendan realizarse estudios una única vez o de manera regular a algunos hombres o a todos, según la afección.

24/7 Tempo ha elaborado una lista que incluye los exámenes que deberían hacerse los hombres y cuándo deberían hacérselos. Para ello, se obtuvo información de fuentes como los CDC, los Institutos Nacionales de Salud, la Clínica Mayo y el Instituto Nacional del Cáncer.

Adherirse a las guías de detección de estas organizaciones pueden ayudarle a evitar que ciertas enfermedades graves avancen sin tratamiento. Muchas de estas enfermedades se pueden prevenir mediante la vacunación o a través de conductas más saludables. Estas son las 27 mejores maneras de reducir el consumo de azúcar y estimular la salud.

Source: Chinnapong / Getty Images

1. Chequeo para detectar la depresión

Aunque que algunas personas no la vean como al cáncer o a la hipertensión, la depresión clínica es una enfermedad grave que puede destruir vidas si no se diagnostica ni se trata. Tanto los hombres como las mujeres de Estados Unidos deberían realizarse algún control con un profesional de salud mental acreditado, por ejemplo, completar el Cuestionario sobre la Salud del Paciente (PHQ, por sus siglas en inglés).

En 2017, hubo 47 173 suicidios en Estados Unidos, o 14,5 cada 100 000 personas. El suicidio es una de las principales causas de muerte de los estadounidenses de entre 10 y 35 años.

[in-text-ad]

Source: jamesbenet / Getty Images

2. Prueba del antígeno prostático específico

La prueba del antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) se utiliza para detectar el cáncer de próstata. Si bien el antígeno prostático específico es producido tanto por tejidos prostáticos cancerosos como por no cancerosos, que sus niveles estén altos pueden indicar la presencia de células cancerosas. Los hombres deberían comenzar a hacerse la PSA a los 45 años.

El cáncer de próstata es la segunda forma de cáncer más común en los hombres, después del cáncer de piel. En 2016, hubo 192 443 nuevos casos de cáncer de próstata, además de 41 487 muertes como consecuencia de este tipo de cáncer.

Source: Hailshadow / Getty Images

3. Prueba de detección de clamidia y gonorrea

Los hombres homosexuales y bisexuales activos sexualmente deben realizarse una prueba de detección de clamidia al menos una vez por año, además de pruebas para detectar otras enfermedades de transmisión sexual comunes, como la gonorrea y la sífilis, según los CDC. En el caso de los hombres, alcanza con una muestra de orina para detectar la enfermedad.

En 2018, hubo 380 casos informados de clamidia cada 100 000 hombres, aproximadamente, la mitad de la tasa entre las mujeres.

Source: Adene Sanchez / Getty Images

4. Prueba de detección de presión arterial alta (hipertensión)

La prueba de hipertensión se realiza con un manguito para brazo inflable que mide la presión arterial. Antes de diagnosticar la hipertensión, en general, el médico realizará varias pruebas de presión arterial en una serie de consultas, ya que la presión arterial puede variar ampliamente durante el día. Por este motivo, el médico también puede ordenar una medición de control de la presión arterial de 24 horas antes de dar el diagnóstico.

Dado que la presión arterial alta es común en hombres jóvenes, las pruebas de presión arterial deben realizarse de forma anual independientemente de la edad. De acuerdo con los CDC, el 33,1 % de los hombres mayores de 20 años tiene hipertensión.

[in-text-ad-2]

Source: digicomphoto / Getty Images

5. Prueba de glucosa en la sangre

La Asociación Estadounidense de la Diabetes sugiere que, a partir de los 45 años, las personas se realicen pruebas para detectar la diabetes tipo 2 cada tres años, en especial, quienes tienen sobrepeso. El examen estándar para detectar la enfermedad es un análisis de sangre, la prueba de hemoglobina glucosilada (A1C). Los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de desarrollar diabetes tipo 2. Desde 2017, se diagnosticó diabetes al 9,5 % de los hombres de 18 años o más, en comparación con el 7,6 % de las mujeres. De esos casos, la gran mayoría fue diagnosticada con diabetes tipo 2.

Source: dlerick / Getty Images

6. Prueba de colesterol

Una prueba de colesterol, o un perfil lipídico, mide los niveles de colesterol en la sangre. El colesterol alto puede ser un factor de riesgo importante de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Los hombres con un riesgo promedio de sufrir enfermedad coronaria deben realizarse un perfil lipídico cada cinco años a partir de los 18 años de edad. Sin embargo, es posible que quienes estén en mayor riesgo, como los fumadores o las personas con antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, deban realizarse pruebas con más frecuencia. Los hombres mayores de 45 años también deben realizarse exámenes con más frecuencia. La revista Journal of the American College of Cardiology publicó un estudio que halló que los hombres que practican menos actividades aeróbicas corren mayor riesgo de tener el colesterol alto al llegar a los 30 años.

[in-text-ad]

Source: CatLane / Getty Images

7. Prueba de detección de cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal —que incluye tanto el cáncer de colon como el de recto— es, según la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), la tercera forma de cáncer diagnosticada con más frecuencia tanto en hombres
como en mujeres, aunque es un poco más común en los hombres. La ACS estima que habrá un poco más de 145 000 casos nuevos diagnosticados en 2019. Los CDC recomiendan que tanto los hombres como las mujeres de entre 50 y 75 años se realicen pruebas para detectar el cáncer colorrectal cada 10 años, o cada cinco años si se detectan pólipos.

Source: Motortion / Getty Images

8. Prueba de detección del virus de inmunodeficiencia humana (VIH)

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) se transmite a menudo al tener relaciones sexuales sin protección o al compartir agujas. Existen diferentes tipos de pruebas para diagnosticar el VIH, incluidos análisis de sangre y saliva. Dado que lleva tiempo desarrollar anticuerpos después de una exposición al virus, las primeras pruebas pueden arrojar resultados falsos negativos aunque la persona tenga el virus. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que todas las personas de entre 13 y 64 años se realicen la prueba de VIH al menos una vez.

En 2017, hubo 38 739 casos nuevos de VIH en Estados Unidos y el 81 % de las personas diagnosticadas fueron hombres. Estas estadísticas incluyen informes de Samoa Americana, Guam, las Islas Marianas del Norte, Puerto Rico, la República de Palaos y las Islas Vírgenes de Estados Unidos.

Source: Korrawin / Getty Images

9. Prueba de detección de cáncer de testículos

El cáncer de testículos es relativamente poco frecuente, ya que representa alrededor del 1 % de todos los tipos de cáncer que afectan a los hombres. Sin embargo, es la forma más común de cáncer en hombres de entre 15 y 35 años. En general, el tratamiento de la enfermedad suele tener resultados exitosos, y el riesgo típico de muerte como producto del cáncer de testículos es de aproximadamente 1 en 5 000.

Según la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer, la mayoría de los médicos recomienda que los hombres se realicen pruebas para detectar esta enfermedad como parte de su examen físico anual regular.

[in-text-ad-2]

Source: nd3000 / Getty Images

10. Pruebas para detectar el glaucoma

Aunque existen múltiples tipos de glaucoma, la forma más común —conocida como glaucoma de ángulo abierto— genera presión en el ojo, lo que provoca daño en el nervio óptico y una pérdida irreversible de la visión.

Un estudio ocular de referencia debe realizarse a los 40 años, pero las personas con mayor riesgo de presentar glaucoma deben consultar con un médico lo antes posible para determinar con qué frecuencia se necesitan los exámenes.
El glaucoma es la segunda causa principal de ceguera. De los 3 millones de personas que padecen glaucoma en Estados Unidos, 2,7 millones son mayores de 40 años y tienen glaucoma de ángulo abierto.

Source: AlexRaths / Getty Images

11. Prueba de detección de cáncer de piel

Una prueba de detección de cáncer de piel es un examen visual en el que se revisa la presencia inusual o sospechosa de lunares o manchas que puedan ser signos de cáncer de piel, incluido el melanoma. Con la prueba de detección no se diagnostica el cáncer, pero el médico puede indicar una biopsia si sospecha que podrían tener cáncer de piel.

Los factores de riesgo para el cáncer de piel incluyen tener el cabello rubio o colorado, los ojos verdes o azules, una piel que se quema con facilidad al sol y muchos lunares. Un médico puede ayudar a determinar la frecuencia con la que deben realizarse las pruebas de detección de cáncer de piel, pero la mayoría le recomendará que se revise la piel usted mismo una vez por mes. En 2016, hubo 28 nuevos casos cada 100 000 hombres en Estados Unidos.

[in-text-ad]

Source: 7postman / Getty Images

12. Prueba de detección de cáncer de próstata

Según las recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF, por sus siglas en inglés), los hombres de entre 55 y 69 años deberían tomar su propia decisión de realizarse la prueba de cáncer de próstata después de consultar con un médico los beneficios y los riesgos del examen.

El cáncer de próstata es la segunda forma más común de cáncer entre los hombres a nivel mundial: representa el 3,8 % de las muertes (o 358 989) provocadas por cáncer en hombres, según los Institutos Nacionales de la Salud.

Source: Hailshadow / Getty Images

13. Prueba de detección de la hepatitis B

Si bien existe una vacuna contra la hepatitis B, en el caso de quienes no estén vacunados, los CDC recomiendan específicamente que los hombres que tienen encuentros sexuales con otros hombres, las personas que se inyectan drogas y las personas con VIH se realicen la serie de análisis de sangre de la hepatitis B.

Los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de ser diagnosticados con el virus. En 2017, hubo 1,3 casos de hepatitis B cada 100 000 hombres, y 0,8 casos cada 100 000 mujeres.

Source: utah778 / Getty Images

14. Examen de detección de cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es, por lejos, la forma de cáncer más mortal en Estados Unidos: provocó más de 148 000 muertes en 2016. A modo de comparación, el segundo más mortal, el cáncer de mama, causó 41 487 muertes en ese mismo año.

Los CDC recomiendan que quienes tengan antecedentes de haber fumado mucho y tengan entre 55 y 80 años se realicen pruebas de detección de cáncer de pulmón (LDCT, por sus siglas en inglés) —una tomografía computada— todos los años.

[in-text-ad-2]

Source: Hailshadow / Getty Images

15. Prueba de detección de la hepatitis C

Los CDC recomiendan que quienes hayan nacido entre 1945 y 1965 se realicen la prueba una vez y también aquellas personas que se inyectaron drogas, que tienen VIH, o que han recibido transfusiones o trasplantes de órganos. La prueba es una serie de análisis de sangre.

Los hombres tienen un poco más de probabilidades que las mujeres de contraer hepatitis C: en 2017, se registraron 1,2 casos cada 100 000 hombres y 0,9 casos cada 100 000 mujeres.

Source: gchutka / Getty Images

16. Control de peso y altura

En Estados Unidos, la obesidad sigue siendo un tema de preocupación grave para la salud de hombres y mujeres. Además, la enfermedad puede ser tanto un signo como la causa de varias enfermedades graves, como la enfermedad cardiovascular, el derrame cerebral, la diabetes y algunos tipos de cáncer. Se estima que el 30,2 % de los hombres de Estados Unidos son obesos.

Se recomienda que el control de peso y altura forme parte de los exámenes físicos anuales de hombres y mujeres. En el caso de las personas cuyo índice de masa corporal se encuentre por fuera de los parámetros saludables, los médicos pueden recomendarles que cambien el estilo de vida para bajar de peso, además de recetarles medicación y procedimientos cuando sea necesario.

[in-text-ad]

Source: choja / Getty Images

17. Examen de detección de aneurisma aórtico abdominal

El aneurisma aórtico abdominal es la inflamación de la aorta, el vaso sanguíneo principal que sale del corazón, pasa por el abdomen y se extiende al resto del cuerpo. Se cree que fumar y tener presión arterial alta aumentan el riesgo de sufrir un aneurisma, aunque las causas del debilitamiento de la aorta no resultan claras. Los hombres de entre 65 y 75 años que hayan sido fumadores deberían realizarse un examen por única vez mediante una ecografía abdominal. En el caso de los hombres de entre 65 y 75 años que no hayan sido fumadores, el médico determinará la necesidad de realizar una ecografía abdominal. La decisión se basa en los antecedentes familiares de aneurismas.

La patología es más común en hombres mayores de 65 años. La ruptura es la causa de 1 de cada 50 muertes totales en este grupo.

Source: Tonpor Kasa / Getty Images

18. Densitometría ósea

La densitometría ósea determina si tiene osteoporosis, un trastorno que se caracteriza por tener huesos frágiles que se quiebran con facilidad. En el examen se utilizan rayos X para medir la cantidad de gramos de calcio y otros minerales presentes en el hueso. Los planes de salud suelen cubrir el examen cada dos años. La osteoporosis es un riesgo significativo para millones de hombres, quienes consideran que se trata de una enfermedad de mujeres. Según los CDC, en el periodo de 2005 a 2010, la prevalencia de la osteoporosis ajustada por edad en personas mayores de 65 años fue de 24,8 % en mujeres en comparación al 5,6 % en hombres.

Se ha relacionado a la osteoporosis con enfermedades que afectan a los riñones, los pulmones, el estómago y los intestinos. Un médico puede recomendar realizarse una densitometría ósea a un hombre que ha perdido peso, tiene fracturas por fragilidad ósea, ha sido trasplantado o ha tenido un descenso de los niveles hormonales.

Source: AndreyPopov / Getty Images

19. Control de tiroides

Para controlar la función de la tiroides se realizan análisis de sangre que se usan para medir qué tan bien funciona la glándula. La tiroides es una pequeña glándula ubicada en la base de la parte frontal del cuello. Ayuda a regular el metabolismo, el nivel de energía y el estado de ánimo. Las pruebas suelen realizarse en recién nacidos para controlar cómo funciona la tiroides.

Si los resultados del análisis de sangre indican que la glándula está hiperactiva o hipoactiva, el médico puede ordenar otras pruebas para controlar los problemas de funcionamiento de la tiroides y la aparición de posibles tumores. Sobre la base de estos hallazgos, el médico puede pedir que se analice una muestra de tejido de la tiroides para detectar cáncer. Se estima que 14 260 hombres recibirán un diagnóstico de cáncer de tiroides en 2019 y que 1 020 hombres morirán por esta enfermedad.

[in-text-ad-2]

Source: Hailshadow / Getty Images

20. Prueba de vitamina D (25-Hidroxivitamina D)

Esta prueba determina si una persona tiene deficiencia de vitamina D. La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio y a mantener los huesos fuertes. El cuerpo produce la vitamina cuando los rayos ultravioletas del sol entran en contacto con la piel de la persona, por eso se la conoce como “la vitamina del sol”.

Entre las personas en alto riesgo se encuentran aquellas que tienen una exposición limitada al sol, los adultos mayores, las personas obesas, los hombres con una cirugía de bypass gástrico y las personas con patologías como la enfermedad de Crohn, que dificulta al cuerpo la absorción de los nutrientes. El raquitismo y la osteomalacia están relacionados con la deficiencia de vitamina D. Se recomienda la administración de suplementos de vitamina D a los hombres mayores con deficiencia de esta vitamina.