Special Report

Superalimentos de otoño que hacen maravillas por el sistema inmunológico

Source: zeleno / Getty Images

1. Batatas

Las batatas son una fuente excelente de betacaroteno, el componente que se encuentra en los alimentos de color anaranjado. El cuerpo convierte esta provitamina (una sustancia que se transforma en una vitamina) en vitamina A, la cual contribuye al fortalecimiento del sistema inmunológico y la salud ocular. También ayuda a reducir los daños de los radicales libres y mantiene la piel saludable (que es uno de los primeros órganos que combate las infecciones). “Asegúrese de incluir la cáscara (de la batata)”, señaló Nadler. “Es la parte más nutritiva de la verdura en términos alimenticios”.

Source: robynmac / Getty Images

2. Zapallo anco

Al ser anaranjado, el zapallo anco (o calabaza moscada), que suele considerarse una verdura aunque es una fruta, es una gran fuente de betacaroteno, según Nadler. También es una buena fuente de vitamina C, que favorece al sistema inmunológico. Como antioxidante, la vitamina C ayuda a combatir los radicales libres en el cuerpo, y algunas investigaciones iniciales han sugerido que podría ayudar a reducir el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.

Source: oxyzay / Getty Images

3. Granadas

Las granadas están repletas de antioxidantes que pueden ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo. El jugo de esta fruta tiene más de 100 fitoquímicos, que son sustancias químicas que se encuentran naturalmente en los vegetales y combaten el cáncer. Investigaciones iniciales han señalado una relación entre los químicos del jugo de granada con la desaceleración del endurecimiento de las arterias y, posiblemente, con la reducción del riesgo de padecer cáncer.

Source: seb_ra / Getty Images

4. Nueces

Las nueces contienen abundantes ácidos grasos omega 3, también conocidos como “grasas saludables”, explicó Nadler. Desempeñan un papel importante en la reducción del “colesterol malo” y favorecen la salud del sistema nervioso, agregó. Las grasas beneficiosas permiten fortalecer el sistema inmunológico al mejorar el funcionamiento de las células B inmunes, cruciales para la producción de anticuerpos que combaten las enfermedades. Las nueces también aportan grandes cantidades de minerales importantes, como el magnesio, el manganeso y el zinc, y contienen muchas proteínas, añadió Nadler. Según la nutricionista, se necesita tan solo un puñado de nueces por día para obtener todos los nutrientes necesarios. Observó también que una taza es demasiado, ya que estos frutos tienen muchas calorías.

Source: Kativ / Getty Images

5. Espinaca

Si bien la espinaca no tiene tanto hierro como suelen creer la mayor parte de las personas, no deja de ser un superalimento que debe estar presente en la dieta de todos, afirmó Nadler. Tiene un gran contenido de clorofila, la cual podría tener efectos anticancerígenos y anticarcinogénicos, agregó Nadler. La espinaca también reduce la inflamación y es rica en zinc, que desempeña una función importante en la cicatrización de heridas.