Los Cánceres Con Las Tasas de Supervivencia Más Altas y Más Bajas

Print Email

A pesar de los enormes avances en la detección y el tratamiento de la enfermedad, la palabra “cáncer” aún provoca temor. Es verdad que asusta más que escuchar que uno tiene una afección crónica. Sin embargo, la verdad es que en muchos casos, las enfermedades potencialmente mortales pueden ubicarse en la misma categoría que otras enfermedades manejables y afecciones crónicas como la hipertensión y la diabetes.

“Vemos cada vez más casos en los que la enfermedad no conduce al fallecimiento del paciente”, explica el Dr. Francisco García-Moreno, Jefe de Oncología y Hematología de ProHEALTH, en Lake Success, Nueva York.

Según los datos más recientes proporcionados por la Sociedad Americana contra el Cáncer, cada vez más personas sobreviven dentro de los cinco años después de que se les diagnosticaron casi todos los principales tipos de cáncer. Pero esta mejora ha sido desigual en los diferentes tipos de la enfermedad. Las tasas de supervivencia de algunas formas se han cuadruplicado o más desde fines de la década de 1970, mientras que otras han tenido poco progreso.

García-Moreno explica que palabras como “remisión” o “curado” no se usan a propósito según el tipo de cáncer. “Por ejemplo, para las personas con cáncer de colon, si no hay evidencia de cáncer después de cinco años, se dice que están curadas, dado que la enfermedad en general no regresa”. Los médicos no usan estas palabras para el cáncer de mama o los melanomas malignos debido a que pueden reaparecer después de 10 años o incluso 25.

Las tasas de supervivencia más altas se deben a varios factores, como detección temprana y mejores tratamientos. La detección temprana, en especial en el caso del cáncer de próstata, es una “razón fundamental por la que más personas sobreviven”, explica García-Moreno. “Ahora se puede detectar el cáncer de próstata con un análisis de sangre”.

Muchos cánceres siguen siendo muy difíciles de detectar debido a su ubicación, a que los síntomas se manifiestan tarde y a que, cuando lo hacen, tienden a ser vagos, explica García-Moreno. Comentó como ejemplo que el cáncer de páncreas, por ejemplo, se ubica en lo profundo del abdomen. “Para cuando se presentan los síntomas, está tan avanzado que no puede extraerse quirúrgicamente”. El de ovarios es otro tipo de cáncer difícil de detectar por su anatomía. Además, la mayoría de los síntomas son demasiado imprecisos, según destacó el experto. Agregó que la mayoría se relaciona con molestias abdominales, que todos experimentamos en algún momento y pueden significar cualquier cosa. Estos son los primeros síntomas del cáncer de ovario.

Las opciones de tratamiento se han “revolucionado”, dice. Mientras que hace algunas décadas la cirugía y la quimioterapia eran los principales tipos de atención que recibían los pacientes con cáncer, ahora tienen muchas más opciones: desde inmunoterapia y medicamentos dirigidos hasta terapia con hormonas y radioterapia.

Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, en 2019 habrá cerca de 1,8 millones de nuevos diagnósticos de cáncer y 606.900 muertes por cáncer en Estados Unidos. A nivel nacional, las mujeres tienen ligeramente más probabilidades que los hombres de se les diagnostique cáncer, porque en ellas pueden desarrollarse cinco tipos comunes de cáncer que no aparecen en los hombres, mientras que en los hombres solo puede haber tres tipos diferentes de cáncer que las mujeres no pueden tener: esos son los tipos de cáncer más comunes en hombres y en mujeres.

Para identificar los cánceres con las tasas de supervivencia más altas, 24/7 Tempo revisó datos de tasas relativas de supervivencia de 5 años para cánceres por sitio de aparición para los años 2008 a 2014. Los datos de tasas de supervivencia son de “Datos y cifras de cáncer 2019”, de la Sociedad Americana contra el Cáncer. Las tasas de supervivencia para los años anteriores también son de la misma publicación, mientras que los datos sobre mortalidad y casos nuevos por sitio de cáncer son de la Herramienta de visualización de datos estadísticos de cáncer en Estados Unidos de 2016, proporcionada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Las tasas de supervivencia esperadas se basan en los índices de mortalidad para el total de la población, y se tienen en cuenta, según corresponda, la edad, el sexo, la raza y el año de diagnóstico de los pacientes. Si suponemos que la presencia del cáncer es el único factor que distingue a la cohorte de pacientes con cáncer de la población general, con la cifra relativa de supervivencia se calcula la probabilidad de que un paciente no muera por el cáncer diagnosticado dentro del intervalo dado.